Usted está aquí

12 - RIESGOS. La cara oculta de los contactos de mis contactos

Identidad digital. Tecnología, la era de las comunicaciones en un nuevo paradigma«Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena»

Paulo Coelho (1947...)
Escritor brasileño

 

Correcto, es verdad que existen riesgos, y muchos, no todo son ventajas. En el mundo de los nuevos medios de comunicación social virtual, las normas de sentido común siguen siendo válidas al igual que en el mundo real. Aunque para algunos el riesgo de las redes virtuales es no estar en ellas, no formar parte, en general la máxima principal es el sentido común, para todas nuestras acciones, especialmente con la información que se facilita, por ejemplo en los cuestionarios de acceso. No podemos poner alegremente toda nuestra información. Debes aplicar unas pautas lógicas y tener criterio. Inicialmente con pocos datos, nombre, apellidos, web, e-mail, fotografía, etc., será suficiente. Por suerte ya empieza a haber diferentes normativas y tutoriales para utilizar con sensatez todas estas herramientas.

También si crees que será un desgaste de tu tiempo, una pérdida de privacidad o incluso que tecnológicamente es complicado y necesitas saber mucho técnicamente, es normal que no quieras formar parte, es igualmente correcto, es tu decisión. La buena noticia es que la mayoría de estas redes son muy fáciles de utilizar a nivel de usuario, y que están trabajando profesionales para mantener una armonía y seguridad en sus plataformas.

Como casi en todas las cosas en la vida hay una cara oculta por ignorancia y algunas organizaciones clandestinas o terroristas están utilizando las redes para convertirlas en sus canales de información. En las redes está o puede estar todo el mundo, y eso quiere decir lo bueno y lo malo. Algo que desconocen muchas personas que se convierten en usuarios de las redes son algunas reglas básicas en lo que se refiere a la privacidad de datos y al  modo en que los compartimos.

En realidad, las redes sociales y profesionales son relativamente nuevas, muy jóvenes. No hay ninguna red mayor de edad, por ejemplo, Facebook tan sólo se inició en 2004. Todavía hay mucha ignorancia de los riesgos que conlleva un mal uso por ingenuidad e inexperiencia de las mismas. Por otra parte, también hay otro riesgo por abuso, ya existen casos de adicción a las redes sociales. Estos riesgos ya no sólo son a nivel personal, sino también empresarial. Pero no debemos alarmarnos o dejar pasar esta gran oportunidad que suponen estas potentes herramientas. Siempre nosotros tenemos el control, con un uso debidamente correcto y sabiendo hasta dónde estamos dispuestos a llegar con la información que facilitamos. Hay que tener en cuenta que cada vez hay más usuarios de menor edad en las redes, los indicadores demuestran que sigue bajando y ya algunos gobiernos están tomando medidas de precaución al respecto. Como por ejemplo, establecer la edad mínima para tener acceso a determinadas redes. Por otro lado, también han aumentado el uso de las redes en la edad promedio, cada vez hay más usuarios de 35 a 50 años que han acoplado en sus tareas diarias el uso de éstas.

 

Sigue siempre esta máxima:

Sentido común en la red como en la vida real. Lo que no harías en tu vida en el mundo real aplícalo al virtual. Al igual que en un adelantamiento, si dudas ¡no adelantes!

 

Principales riesgos

Tiempo

Este factor dependerá siempre de ti, tú eres el dueño y señor de conectarte y permanecer más o menos tiempo on-line. Si no lo permites, no te restarán más tiempo del debido. Invertirás una mayor duración al principio, cuando creas tus perfiles, siendo esto algo natural, sin embargo, con la práctica irás cogiendo soltura. Es un proceso.

Este componente está muy vinculado en función del tipo de red que tengas, es decir, como es lógico al principio no tienes una red muy amplia, le dedicas más tiempo a crearla y ampliarla. En el momento que empiece a tener un volumen considerable, imagina gestionar 1.000 contactos, recibirás más mensajes con propuestas, más comentarios que deberás responder y más invitaciones a eventos, fiestas, cursos y actividades. Y sí, también aquí ha llegado el spam. Con la práctica serás más resolutivo y pragmático. Existen casos de personas que experimentan cierta ansiedad al recibir muchas propuestas.

Lo idóneo en este caso es marcarse un tiempo. ¿Cuánto le puedes dedicar diariamente? ¿Semanalmente? Ahora cumple esa programación. Es importante hacerlo desde el principio. Si no es así ¡empieza hoy! Recuerda, tú eres el conductor.

Privacidad

Es importante saber que siempre tenemos el control sobre lo que se expone en la red. Nadie tiene por qué saber lo que no digamos. Determinadas empresas no quieren saber nada acerca del Social Media porque lo desconocen y le tienen cierto respeto e incluso algunas, algo de aprensión. Estamos en una etapa de formación.

 

Hubo una controversia importante a nivel mundial cuando se habló de que la red social líder mundial Facebook podía hacer uso de los datos a su libre disposición. Incluso si algunos usuarios morían.

A día de hoy este hecho ya está solucionado, ya existen normativas al respecto para que los familiares del perjudicado puedan retirar sus datos, comentarios, fotografías, y demás.

 

Cierto es que se habla del tiempo que cada vez más pasan los usuarios de las redes sociales en tiempo laboral. ¿Pero, es esto una ventaja? ¿Puede beneficiar a mi empresa? Es una pregunta que tiene muchas respuestas, tantas como usuarios que las utilicen; como siempre, la lógica es lo más importante. Si entra dentro de una estrategia, puede ser válido, pero si se hace alegremente sin criterios o una finalidad ¡cuidado!

Hay algunas fricciones en algunas empresas que no han querido aceptar este nuevo modelo, y es que cualquiera puede ser una estrella en la red y crear una legión de seguidores, influyendo y opinando a veces sin mucho criterio; este indicador tiene también algo de riesgo. No obstante, no nos olvidemos de que es mucho más difícil que responder a las críticas en los medios tradicionales. Los comentarios en los blogs pueden estar moderados, no autorizados o, mejor aún, nos dan la oportunidad de responder.

Configuraciones de privacidad

«No pueden saber lo que tú no les digas», no obstante algunos perfiles acostumbrados a indagar e investigar se valen de la buena fe e ingenuidad de algunos de nuestros contactos en la red para poder conseguir determinada información. En Facebook, por ejemplo, en la configuración de tu cuenta puedes delimitar quién escribe en tu muro y quién puede ver tus comentarios, tus fotografías o tus videos, con muchas opciones de filtros. Revisa los niveles de tu configuración de privacidad.

Normalmente la opción de visibilidad de tus datos puede establecerse para: todos, amigos de mis amigos, sólo amigos. Todas las redes tienen muy en cuenta la importancia de tus datos y algunas redes profesionales nos permiten una segmentación muy completa con muchos filtros.

Existen también los piratas informáticos que consiguen mediante robots en las redes robar los datos de los perfiles para luego venderlos de manera segmentada. Principalmente, en redes como Facebook, que permiten, gracias a los programadores externos, tener sus propias aplicaciones. Los venden por paquetes y los precios oscilan en función del número de cuentas y de los amigos que tengan. Éste es el caso de un famoso pirata de origen ruso, ubicado en San Petesburgo, famoso por sus servidores al margen de la ley.

La opción de contar con desarrolladores externos ha fomentado un crecimiento espectacular, es uno de los puntos más críticos para los virus y el spam. En niveles de privacidad también los piratas informáticos son capaces de tener accesos y ver la información privada. Las aplicaciones externas son uno de los principales riesgos en Facebook. Existen tutoriales en Youtube que nos marcan detalladamente, paso a paso, cómo conseguir y averiguar lo que necesitamos, a pesar de que las propias redes también tienen departamentos para ir generando los cambios necesarios y así que estas picardías les resulten más complicadas.

También existe software para controlar la navegación de nuestros hijos. Pudiendo limitar el acceso y tener un registro de qué tipo de visitas realizan. Como padre exige esta responsabilidad. ¡Úsalo!

Aislamiento

En palabras de Barry Wellman, fundador de INSNA (International Network for Social Network Analysis, Red Internacional para el Análisis de Redes Sociales), vivimos en una época de  individualismo o individualismo conectado que seguirá avanzando más si cabe.

Un uso masivo de las redes provoca un aislamiento especialmente en los niños, aunque sin llegar al caso extremo del Hikikomori, el síndrome que afecta a muchos adolescentes y adultos jóvenes japoneses con fobia social que se encierran en sus habitaciones rodeados de sus aparatos tecnológicos. Los porcentajes son espeluznantes, afectando al 10% de los adolescentes. En Europa se ha detectado que muchos niños han reducido drásticamente su actividad física y han modificado su manera de relacionarse. «Las nuevas tecnologías se ajustan casi al ámbito doméstico y eso está haciendo que se pierdan espacios como los parques, donde los niños no sólo se cansaban, sino que conocían a otros como ellos», indican los expertos, que advierten que muchos de ellos «no saben entablar una conversación o no saben perder, y todo eso es un grave problema, además de la cuestión física».

Adicción

Este riesgo está en aumento con un crecimiento exponencial. En la actualidad existen en Estados Unidos y en Italia centros para recuperarse de una adicción que se está cobrando sus primeras víctimas. Al ser tan popular y tan nueva no existe todavía mucha información al respecto, sin embargo ya se dan los primeros casos. Además, cabría añadir que la mayoría de los adictos no acaban presentándose a las sesiones de recuperación.

¿Soy un adicto?

¿Cómo saber si estamos «enganchados» a las redes y, en concreto, a Facebook? Ya aparecen víctimas en el on-line de estas redes, las primeras señales de disfunción social. Algunas preguntas pueden ser: ¿pierdes horas de sueño por Facebook? ¿Te obsesionas con viejos amores en Facebook? ¿Ignoras el trabajo en favor de Facebook? ¿Estás conectado más de una hora al día? Si estás un día sin conectarte, ¿pasa algo? Si te crea ansiedad, es que algo no va bien. ¿Pero cómo sabemos que somos adictos a las redes sociales? Ya hay algunos test para saber si lo somos y en qué porcentaje.

  • Si pasas cada día más de 2 horas conectado.
  • Si un día no puedes conectarte y sientes ansiedad.
  • Si estás constantemente mirando la bandeja de entrada en las diferentes redes donde tengas un perfil.

Haz la prueba y reconoce si estás «enganchado» a las redes.

Tipos de adictos a la red

Según IAD (Internet addiction disorder, trastorno de adicción a Internet) se habla de diferentes tipos de adictos a la red. Mario Lucas Kietkik describe cinco tipos de adicción a la red: al cibersexo, con dos subtipos, ciberpornografía y chat erótico; la adicción a priorizar a los amigos del chat sobre los de la vida real; la ciberludopatía, o sea, a las compras, a los casinos virtuales o a los juegos interactivos, entre otros; la «infoxicación», que se produce cuando se recibe más información de la que se puede procesar; y la adicción al ordenador, que se da con juegos especialmente diseñados para desarrollar conductas adictivas. Un ciberadicto presenta ciertos síntomas, de acuerdo con el psiquiatra norteamericano Ivan Goldberg, uno de los primeros, en 1995, en describir el IAD: cambios drásticos en los hábitos de vida, disminución generalizada de la actividad física, privación o cambios en los patrones de sueño, rechazo de actividades fuera de la navegación y negligencia respecto del trabajo y las obligaciones personales. Todo con el fin de tener más tiempo para estar conectados.

Kimberly Young, fundadora del Centro contra la Adicción a Internet, de Pittsburgh, USA, y autora del libro Atrapados en la Red coloca a la ciberadicción en la misma categoría que las adicciones al alcohol, a la nicotina, a las drogas o al juego. Las consecuencias son muy parecidas a las del alcoholismo: «Hay un deterioro de los vínculos en general, y de la familia en especial, se puede llegar hasta abandonar los estudios o perder el trabajo». De hecho, es raro que alguien consulte por una adicción a Internet. En un principio, el caso se presenta como una crisis de pareja o matrimonial o como «problemas de trabajo o de estudio».

Seguridad

Cada vez hay más virus y especialistas en spam en las redes virtuales. En plataformas como Facebook, al tener desarrolladores externos a la empresa, hay que ser cauto a la hora de aceptar todas las invitaciones que recibimos. Es uno de los accesos que utilizan para «infectar» nuestros equipos y captar nuestros datos.

Vida personal y vida profesional

Es muy posible que tu vida personal choque con tu vida profesional y viceversa. Mi recomendación es separarlos desde el principio. Crear dos perfiles es fácil, rápido y aconsejable.

Un compañero que está muy vinculado al mundo de la política, tomando una tarde un café, me dice, con el rostro serio:

  • Creo que me voy a suicidar.
  • ¿Cómo dices?, le pregunto a Juan muy sorprendido y desconcertado.
  • Sí, que me voy a suicidar virtualmente, dice sonriendo cínicamente,
  • Desde el principio usé las redes sociales, no tenía ningún tipo de criterio y colgué muchas fotografías personales y de mis salidas nocturnas. Puse muchos comentarios y me etiqueté en fotos de mis amistades.

¿Te resulta familiar? Éste es un caso muy común. No obstante, trabajando un poco podemos poner en orden cualquier fotografía o comentario del pasado. Puedes empezar por eliminar algunos perfiles. Si no lo has hecho y te preocupa, hoy puede ser ese punto de inflexión, no permitas perder la gran oportunidad que nos brindan las redes. Márcate criterios y pautas de uso. Todo nuevo aprendizaje requiere un proceso de adaptación y práctica.

Suplantación de identidad

Twitter, cuentas verificadasOtro riesgo es que nuestra información  está  en  la  red, por lo tanto, cualquiera puede crearse en el on-line un perfil haciéndose pasar por nosotros. Por consiguiente, debemos ser cautos en el momento de poner según qué tipo de información, como hemos comentado. En Twitter, por ejemplo, para evitar esto, hay cuentas de muchas personalidades y famosos que son «cuentas verificadas». ¿Qué es una cuenta verificada? Es cuando tenemos la certeza de que corresponde al propietario que la gestiona.

Cualquier cuenta con un   es una cuenta verificada. Twitter está probando soluciones para establecer la autenticidad de las cuentas bien conocidas para que los usuarios puedan confiar en que la cuenta a la que siguen es verdadera. Cuando visita cuentas verificadas, los usuarios de Twitter saben que esos tweets proceden de personalidades conocidas, organizaciones, agencias del gobierno y otros ¡son los verdaderos en Twitter! En Facebook, algunos, para ampliar de forma rápida sus contactos, han suplantado la identidad de personalidades y han crecido exponencialmente.

Sin embargo, son fácilmente detectables, ya que observarás que:

  • No devuelven los comentarios en su muro.
  • No hay diálogo, sólo personas que agregan comentarios.
  • Las fotografías no son personales, normalmente son extraídas desde Internet.
  • La información de contacto suele ser bastante incompleta.

Estrellas en la red

Uno de los principales riesgos es contactar con personas que dicen ser alguien o algo y que luego no lo son. Ya hemos visto el caso de las suplantaciones de famosos y personalidades que son fácilmente detectables si sigues algunos consejos. Este caso es el de personas o empresas que prometen negocios espectaculares y tan sólo son estafadores. Casos de fraude hay todos los días y, por supuesto, en la red también. Guíate también por tu instinto y aplica varios consejos si tienes dudas. Otros más precavidos pasarán por el test siempre que acepten a alguien.

Determinadas empresas no quieren saber nada acerca del social media por desconocimiento, tienen dudas e incluso algunas algo de miedo. Y es que cualquiera puede ser una estrella en la red, crear una legión de seguidores e influir y opinar, a veces sin mucho criterio o con maldad. No le podemos dar la espalda a este canal, esto también supondría un riesgo. «Si no te comunicas, la gente va a hablar de ti en estos canales, quieras o no».

 

Algunas conclusiones

  • Instinto. Síguelo al igual que en el mundo real. Estás en las redes para hacer negocios o pasártelo bien, todos los motivos son válidos. Lo que sí es seguro es que no queremos pasar un mal rato.
  • Coherencia. ¿Le das los 20 dígitos de tu cuenta bancaria a un desconocido? No, ¿verdad? Pues en la red igual, sé discreto y actúa con criterio con la información que proporcionas. Solo tú tienes el poder de compartirla.
  • Volumen. Tener una red grande, si no es real o con un objetivo, nos hará perder mucho tiempo. Tienes que ser práctico. Ignora peticiones de desconocidos que no te aporten nada.
  • Filtros. Dedícale un tiempo a conocer las configuraciones de privacidad que todas las redes tienen. De ti depende la información que compartes y con quién.

 

Técnicas (Tips)

  • Investiga. Si tienes dudas con alguna nueva petición de contacto dale un vistazo a su red de amigos, revisa sus fotos y, si no lo ves claro, ¡ignórala!

 

© 2017. Centro de Estudios Financieros contactar

Puede consultar nuestras condiciones generales y política de protección de datos.